Feng Shui: trucos para tu dormitorio

Según los dictados del feng shui, la decoración y organización de tu casa afecta enormemente a tu descanso y niveles de energía. El dormitorio ha de ser utilizado exclusivamente para dormir y para el sexo, y no para trabajar o realizar actividades estresantes. Éstas son algunas recomendaciones para que lo conviertas en un lugar más agradable.

dormitorio_fengshui

Elimina el desorden: un entorno lleno de cosas induce a un estado mental de ansiedad. Coloca los libros en la estantería y hazte con unas cajas o cestas para los trastos varios. Aún a riesgo de parecer tu madre, te recuerdo que la ropa debe estar colgada en el armario o en el cubo de la ropa sucia. Un dormitorio libre de “cosas” transmitirá tranquilidad a tu mente.

Traete un trocito de naturaleza: algunos estudios han demostrado que el mero hecho de observar la naturaleza puede reducir la presión sanguínea. No te estoy pidiendo que llenes tu cuarto de plantas, pero sí puedes ayudar a la relajación con una mini-fuente decorativa, un ramo de flores o simples imágenes de paisajes.

Mima tus sentidos: Prueba a colocar una alfombra de tacto agradable sobre la que pisar descalza, o utiliza alguna esencia de aromaterapia de efecto calmante, como la lavanda.

De dos en dos: los objetos en pares transmiten armonía. Intenta colocar dos lámparas iguales, dos mesillas o dos cuadros a juego.

Reorganiza los muebles: Intenta colocar la cama contra una pared y mirando hacia la puerta. Introduce algún elemento de líneas curvas, como el cabecero o una butaca, ya que estas formas transmiten tranquilidad.

Nada de televisión: Aparte de que muchas veces te dormirás más tarde de la cuenta viendo algún programa, los campos electromagnéticos de las teles, ordenadores, u otros electrodomésticos no son beneficiosos para el cerebro. Mantén este tipo de aparatos en otras habitaciones, siempre que puedas.