Te mereces un SPA

Los beneficios de los baños y del agua en nuestro cuerpo no son nuevos. En tiempos de los romanos ya se descubrieron las cualidades positivas de las termas para la salud; de ahí que lo que hoy en día conocemos como SPA sean las iniciales de un nombre que procede del latín “salut per aqua” o, lo que es lo mismo, “salud por el agua”.

Actualmente, podemos sacar el máximo partido a sus ventajas, tanto en el ámbito de la salubridad como de la belleza o del relax. Para ello, podemos acudir a centros especializados o crear nuestro propio SPA en casa (a través de baños relajantes).

Descubre sus beneficios y características y no dudes en probarlo, todos nos merecemos un SPA después de una intensa jornada de trabajo.

te mereces un spa

  • Nos encontramos ante una actividad unisex. Un SPA es una práctica tanto de mujeres como de hombres.
  • Es perfecto para aliviar el estrés y liberar tensiones.
  • Favorece la limpieza de los poros. Purifica la piel y elimina toxinas.
  • Relaja los músculos tensos. Elimina contracturas y las tensiones musculares localizadas.
  • Descongestiona las vías respiratorias.
  • Es excelente para llevar a cabo tratamientos destinados a la exfoliación de la piel.
  • El agua a distintas temperaturas tiene múltiples efectos. Si está caliente sirve para combatir la flacidez y, si hablamos de bajas temperaturas, para estimular todo el cuerpo.
  • Incrementa la sensación de bienestar.

Modalidades del Yoga

A pesar de que todo el mundo identifica el yoga como una práctica relajante procedente de Oriente, esto no es del todo cierto. Sí es verdad que se trata de un ejercicio excelente para liberar tensiones y encontrar el equilibrio de nuestro cuerpo (emocional, físico-psíquico o espiritual); también es cierto que procede de Oriente, concretamente de la India; pero no se trata de una sola práctica, el yoga contiene multitud de modalidades y a la hora de practicarlo es conveniente saber qué tipo puede ser más efectivo según la situación de cada uno. Entre las diferentes variedades encontramos:

modalidades del yogaHatha Yoga: estamos ante el yoga más extendido. Éste comprende una serie de ejercicios físicos para preparar al cuerpo en la meditación. Es la combinación de lo físico y lo psicológico.

Karma Yoga: también conocido como yoga de la acción generosa. Mediante su práctica se pretende alcanzar dicha acción generosa, entendida como el ejercicio de ofrecer, dar, sin tener reconocimiento o gratificación alguna por éste.

Tantra Yoga: se trata del control de las energías, el estímulo de los sentidos y la liberación a través del sexo meditativo. Excelente para practicar en pareja.

Jñana Yoga: también denominado yoga del conocimiento. Se vincula a la sabiduría liberadora.

Estos son algunos de los más conocidos, también hay otros como el yoga integral, el dhyana yoga o el bhakti yoga. Lo cierto es que en la mayoría de los lugares imparten un único yoga, de ahí que pensemos que esta práctica no tiene variantes, hablo del Hatha Yoga; no obstante, si estamos interesados en realizar cualquier otro tipo, siempre podemos informarnos al respecto y llevarlo a cabo por nosotros mismos.

Cómo elegir una buena cinta de correr

Termina el verano, y el frío está a la vuelta de la esquina. Para muchas, termina la temporada de los paseos por el campo o la playa, las excursiones y el jugar a pala al lado del mar. Una opción para seguir haciendo deporte sin preocuparnos por las nevadas es la cinta de correr.

Yo tengo una desde hace varios años, incluso se ha cambiado de casa conmigo un par de veces, y hace tiempo que la puedo considerar como amortizada. Una vez que se entra en la dinámica de correr varios días a la semana, el deporte se empieza a considerar un placer y no una obligación, como me pasaba al principio.

Así que por si os decidís a comprar una, os voy a comentar, desde mi experiencia, en los detalles en los que os debéis fijar a la hora de decidiros por un modelo u otro.

como elegir una cinta de correrUso que se le va a dar

Para empezar, hay que tener en cuenta para qué vas a utilizar la cinta. No es lo mismo caminar a paso rápido tres días por semana, que entrenar para una maratón. Contra más “serio” vaya a ser tu entrenamiento, más tendrás que tirar hacia un aparato de tipo profesional. Sin embargo, mi consejo es que independientemente de tu objetivo deportivo, te abstengas de comprar una cinta de las más baratas, o acabará acumulando polvo en una esquina.

Motor

Cualquier cinta de correr mínimamente seria está motorizada. Aunque probablemente no uses la cinta a su máxima potencia, cuanto mayor sea ésta, más holgado funcionará el motor y por lo tanto se desgastará menos. A mayor potencia, también suele ser mayor la velocidad máxima que puede alcanzar la cinta, aunque el usuario medio no necesita más de 16 km/hora. Yo exigiría un mínimo de 1.5 caballos de potencia continua si piensas correr.

Posibilidad de guardarla

Por desgracia, la mayor parte de nosotras no vivimos en grandes mansiones ni podemos disponer de una habitación exclusivamente para entrenar. Por eso, es importante que la cinta pueda plegarse y ocupar menos espacio cuando no se usa. Ten en cuenta también que es un aparato bastante pesado, por lo que es importante que disponga de unas rueditas en la base para poder cambiarla de sitio si hace falta.

Inclinación

La mayor parte de las cintas se pueden inclinar para aumentar el esfuerzo yendo cuesta arriba. Existen algunas en las que la inclinación hay que fijarla manualmente, es decir, te tienes que parar, bajarte y dar a la palanca de inclinación. Sin embargo, las más avanzadas cuentan con un sistema eléctrico, de manera que sin dejar de correr, pulsas un botón y la inclinación va subiendo o bajando automáticamente. Yo sin duda pediría esta característica tanto si vas a correr como sólo andar, además de que alcance una inclinación de por lo menos un 10%.

Superficie de la cinta rodante

Una superficie demasiado pequeña es incómoda y peligrosa. Contra más alta sea la persona que vaya a usar la cinta, mayor será su zancada y por lo tanto necesitará una superficie más larga. Yo exigiría al menos una largura 1,20 metros y más de 40 cm de anchura. Fíjate también en el peso máximo que permite la cinta.

Programas

Muchas cintas vienen con una serie de programas predeterminados para mejora cardiovascular, pérdida de peso, resistencia, etc., de manera que la velocidad va cambiando automáticamente con forme pasan los minutos. La mía ofrece también la posibilidad de diseñar mis propios programas a la medida, aunque no es algo que utilice mucho.

Consola de información

La mayoría de las cintas tienen marcadores del tiempo, la velocidad, la distancia y la inclinación, lo cual yo considero imprescindible. Otras añaden a esto también las calorías consumidas y la frecuencia cardíaca, conectando un pulsómetro, o mediante un medidor incorporado en el manillar a los lados.

Otros detalles

Un detalle práctico es que la cinta tenga dónde poner una botella de agua para beber mientras entrenas. Y ya menos importante, pero que mola, son otros detalles como el ventilador incorporado, una pantalla para ver la tele, o la posibilidad de conectarla a tu pc para llevar un control de los entrenamientos. Una cosa que no he probado pero puede estar bien, es el que la velocidad suba o baje sola según tu frecuencia cardíaca, de manera que siempre permanezcas en la zona aeróbica.

¡Quiero ser monitora!

¿Te has imaginado alguna vez de monitora de aeróbic? Quizá hayas pensado en la posibilidad de dar clases en un gimnasio y, como algo imposible, lo has dejado pasar. Si eres una mujer enérgica, dinámica y que disfruta con todas y cada una de las actividades preparadas que se llevan a cabo en un gym, puedes convertir tu hobby en una profesión, ¡no lo dudes!

Para ser monitora o, como lo llaman profesionalmente, técnica instructora de ejercicios dirigidos es preciso la realización de un curso. Con éste no sólo te prepararás en la práctica, para saber dar clases o hacer coreografías, sino también en la teoría: es fundamental que tengas ciertas nociones de anatomía, fisiología o, por ejemplo, de nutrición. Por supuesto, la obtención del título sólo será posible mediante la superación de un examen final que abarque las dos partes.

Los cursos suelen durar un par de meses, siendo más interesantes los presenciales (sobre todo en el aspecto práctico) que los que se realizan a distancia; aunque también los hay y son igualmente válidos. Por otro lado, debes tener en cuenta las actividades que entran dentro de esta titulación, ya que no puedes dar todo tipo de clases ni ponerte al frente de un gimnasio como si nada. Puedes decidirte entre multitud de disciplinas, como el step, los ejercicios aeróbicos, tonificación-gap, lift training (entrenamiento grupal de la fuerza-resistencia muscular), los estiramientos, etc.

Si estás interesada en la realización del curso te recomiendo que visites la página de la Federación Española de Aeróbic y Fitness. En ella te explican las clases de formación y otros asuntos que te pueden resultar de utilidad.

Descubre el Fit-Box

El Fit-box, con distintas modalidades y nombres como Cardio kick Box, Saco-Box o Aero Kick Boxing, es la combinación de tres elementos fundamentales: música, coreografía y técnicas de boxeo y artes marciales. Éstas se aplican, en función de la actividad física concreta que realicemos, sobre un saco o sobre el aire, siendo una excelente mezcla de entrenamiento aeróbico y boxing.

La práctica surgió en el año 1998, en California, como un ejercicio de preparación física para aprender elementos básicos de defensa personal y, a la vez, quemar grasas. Actualmente, se ha convertido en la nueva sensación de todos los gimnasios, donde además, se le considera un desestresante muy eficaz.


Demostración de Fit-box

En resumen, los rasgos que lo caracterizan son los siguientes:

  • No requiere grandes niveles de coordinación, a diferencia del aeróbic.
  • Supone un alto gasto calórico. Se queman entre 800 y 1200 calorías por hora dependiendo del metabolismo de cada persona.
  • Se aprenden técnicas de defensa personal.
  • Se liberan tensiones.
  • Es un entrenamiento realmente sencillo.

Así que ya sabes, si estás dispuesta a ir al gimnasio y hacer algo de ejercicio, no dudes en preguntar por esta práctica que reúne ejercicio aeróbico, boxeo y full contac o kárate en un sólo entrenamiento.